CONECTE CON NOSOTROS


Más

Una lesión incurable que casi acaba con su carrera y, sin embargo, Nadal está en la final. ¿Por qué es uno de los mejores atletas de la historia?

Rafael Nadal es un modelo a seguir para los niños pequeños, tanto en el tenis como en la vida. La vida le ha puesto muchos palos en el camino en forma de graves lesiones, pero el español nunca se rindió y siempre luchó. Por cada pelota, por cada partido, por cada set, por cada vuelta a las pistas. Y aunque tiene a su alcance el sello del mejor tenista de la historia, sigue siendo igual de humilde y agradecido con todo lo que la vida le ofrece.

Publicado

on

Rafael Nadal es un modelo a seguir para los niños pequeños, tanto en el tenis como en la vida. La vida le ha puesto muchos palos en el camino en forma de graves lesiones, pero el español nunca se rindió y siempre luchó. Por cada pelota, por cada partido, por cada set, por cada vuelta a las pistas. Y aunque tiene a su alcance el sello del mejor tenista de la historia, sigue siendo igual de humilde y agradecido con todo lo que la vida le ofrece.

Era junio de 2021, y Nadal había perdido inesperadamente en semifinales contra Novak Djokovic en su Abierto de Francia, donde había ganado un récord de 13 títulos de Grand Slam. Para el rey de la tierra batida, era sólo la cuarta derrota de su carrera en Roland-Garros.

Pero la peor noticia para los seguidores de Nadal llegó después. El tenista español puso fin prematuramente a su temporada debido a una lesión no especificada en la pierna izquierda, y el alcance fue incluso tan grave que Nadal ni siquiera sabía si volvería a jugar al tenis. Según sus propias palabras, no pensaba en poner fin a su carrera, pero desde luego no estaba descartado.

Estamos en enero de 2022 y Nadal está en la final del Abierto de Australia. Y, sin embargo, a finales de diciembre, ni siquiera sabía si competiría en el primer Grand Slam de la temporada. Tras regresar del torneo de Dubai, tuvo un coronavirus que, según dijo, le había pasado factura.

Nadie sabía en qué condiciones llegaría Nadal a Melbourne. Si la reciente enfermedad le pasaría factura o cómo se movería tras la lesión en su pierna izquierda. Ésta, por cierto, es incurable, como describió el propio Nadal, que juega con dolor, que intenta suprimir por todos los medios.

Nadie ha visto a Nadal en la pista durante casi medio año, por lo que los expertos se han mostrado reacios a predecir hasta dónde llegará en el Abierto de Australia. Pero «El toro» ha vuelto a demostrar a todos lo luchador que es. Regresó a las pistas de tenis con absoluta gracia, elegancia y espíritu de lucha. Por ejemplo, en los dos primeros sets de la semifinal contra Berretti, parecía una versión de sí mismo diez años más joven.

Aunque en junio cumplirá 36 años, el mallorquín no ha envejecido. Lo que es especialmente admirable de Nadal es su psique. No tiene el mejor saque del mundo, ni el mejor revés, ni es quizá el más rápido. Sin embargo, en resumen, es el mejor en todo. Tiene claro que es imparable. Va a por todas, en cada intercambio, nunca deja escapar nada y eso da sus frutos.

Es un modelo para los pequeños tenistas por su comportamiento. Juega con humildad hasta que gana, casi nunca se le ve destrozar su raqueta en la pista, siempre tiene un gran respeto por su oponente y cuando pierde no pone excusas. A algunos les molestan sus largos rituales, pero él no perjudica a sus adversarios, simplemente está acostumbrado a ellos y, si el reglamento lo permite, nadie puede prohibírselo.

Al mismo tiempo, es sorprendente observar su «suavidad». Para un tenista que ha ganado todo lo que ha podido, probablemente no se esperaría el tipo de emoción que Nadal está mostrando actualmente en Australia. En la cuarta ronda contra Khachan, por ejemplo, tuvo claramente el control de todo el partido, pero cuando consiguió el break en el cuarto set, se arrodilló en el suelo y su «Siiiiiiiiiiiiiii» de celebración sonó por toda la Rod Laver Arena.

También demuestra lo mucho que significa el éxito para Nadal. Tras pasar a la final, incluso derramó una lágrima mientras se cambiaba en el banquillo, y se mostró blando en la entrevista posterior. El tenista español simplemente aprecia las cosas que se le presentan y no da nada por sentado.

Si llega al último escalón, se convertirá en el mejor tenista de la historia, al menos durante un tiempo. Ganaría un récord de 21 Grand Slams, una marca que nunca se ha alcanzado antes. Pero, ¿hacía eso alguna diferencia para Nadal? De ninguna manera. Estoy muy agradecido de estar aquí. Cualquiera que no lo haya vivido todo conmigo no sabe lo mucho que significa para mí», dijo modestamente el balear tras las semifinales.

Puede que Nadal sea el mejor deportista español de la historia, pero su comportamiento no le afecta en absoluto. Al contrario, parece que cuanto más mayor se hace, más aprecia el éxito y más modesto es. Así que sin duda se merece todos sus éxitos.

Para todos los aficionados al tenis mundial, pronunciar esta frase puede ser motivo de orgullo

Fuente: Open de Australia, Livesport

Favoritos